lunes, 15 de abril de 2013

El estilo del S.XIX

No se puede evitar el hecho de que lo que hoy consideramos como original, ya había sido prefigurado dos siglos antes, concretamente a finales del S.XIX. En esta época, hay dos elementos clave:
  • Una sociedad que abraza la revolución industrial.
  • Un movimiento intelectual que ve, en la división del trabajo industrial, la pérdida de la condición humana.
Con la revolución industrial y el auge de una clase burguesa pudiente, surgió una competencia por el estatus entre las familias acomodadas. Una muestra la encontramos en la casa Batlló de Barcelona, obra de Antonio Gaudí que compite con las construcciones de otros geniales arquitectos en la manzana de la discordia del Paseo de Gracia.
 Imagen de Flickr  jordipostales
Los gustos estéticos anteriores, venían influenciados por el neoclasicismo y el rococó de la corte de Versalles (ver estilo en 68 miniatures Thorne). En Estados Unidos los gustos evolucionaron hasta muebles más técnicos como sillas giratorias y sillones extensibles, que se presentaban al mundo en la Exposición Universal de Filadelfia de 1876.
En Europa, uno de los primeros muebles,  surgidos del progreso de la mecanización, era la silla Thonet (imagen de la dcha.), pues su creador, había inventado un procedimiento capaz de curvar la madera bajo el vapor, todo gracias al consentimiento de una "Concesión Real)
. 
Alfombra diseñada por Morris.

En Inglaterra, el movimiento Arts&Crafts (artes y oficios) contrario al diseño comercial victoriano, elogiaba la vuelta al trabajo artesanal. Había una cierta tolerancia a la imperfección en mueble fabricado manualmente, pues el esfuerzo del trabajo manual "dignificaba" a la persona. Según revistas del momento: "...el hombre inglés, construye su casa para sí mismo, sin tener en cuenta la suntosidad."
Más filosófico que estético, su estilo vegetal, está inspirado en las curvas de la naturaleza y produce fundamentalemente telas y papeles pintados (ver imagen de la izqda.). 
.
Más tarde de aquel estilo vegetal, unido al más artístico del Aesthetic movement, surgiría el Art Noveau .

Dream, Alfonso Mucha. Año 1900
Hablar de Art Noveau, es descubrir la naturaleza orgánica de los objetos inanimados. Las formas curvas y reviradas de sus letras, sus columnas o las patas de las sillas, le confieren una tensión visual que aporta movimiento.  
.
Un precioso objeto que desarrolló a fondo el Art Noveau son las lámparas Tiffany de vidrios de colores. 
.
Abajo muebles de Herber van de Velde, pintor e ilustrador, que más tarde se dedicó a diseñar muebles inspiración Art noveau, con gran éxito.
.Este estilo tiene infinidad de exponentes en toda Europa, pero alcanzó su máxima expresión en Bélgica, Francia y Cataluña (llamado modernismo).  
Casa Solvay, Bruselas. Bélgica. Victor Horta. Año 1898-1901
En arquitectura, el Art Noveau adquiere influencias del gótico con elementos ascendentes como los arcos ojivales de la casa de la pedrera (foto de abajo). Arriba interior de la Casa Batlló.
Imagen vista en http://www.gaudidesigner.com

Y aunque no fué un estilo bien acogido en Inglaterra, por los seguidores del Arts&Crafts, un arquitecto que trabajó directamente con la sociedad de Artes y oficios, Charles Rennie Mackintosh, creó una serie de interiores de enorme belleza en este estilo. 
.
En la fotografía inferior un pequeño catálogo del mobiliario Mackintosh siempre en colores negro o blanco esmaltado y con un plano vertical exagerado respecto al horizontal. Abajo interiores y diseños originales de la habitacion del té, en la House Hill, en el que diseña muebles, paneles correderos de vidrio para ampliar la habitación, y las lámparas. El dibujo de la rosa es de su mujer Margaret Mc Donald.
.
Dinning room, Hill House. Charles R. Mackintosh
Publicar un comentario en la entrada