jueves, 27 de junio de 2013

Jardín vertical

Este es uno de los post que más tiempo llevo pensando en escribir y que más me ha costado decidirme, por la complejidad del tema. 
El jardín vertical, es un recurso muy decorativo. Muy vistoso pero que a su vez implica un gran conocimiento para sus cuidados. Por una parte, se lucha contra una gravedad que pugna por llevarse las plantas hacia la tierra y complica el regadío. Por otra el sol amenaza con quemar aquellas partes más expuestas.
Trataré de ir escribiendo y mostrando imágenes mientras voy ahondando en el tema. Jardines verticales podemos tener de varias clases:
1. Con macetas al estilo patio andaluz, esto puede ser con botellas recicladas de Coca-cola o cualquier otra cosa que se os ocurra.
Una estructura metálica sirve para colocar unas hermosas plantas
en la pared de un estrecho patio de luces. Casa Camper Barcelona
2. Más recomendable que el plástico es transformar unas cuantas tablas de madera para hacer esta estantería-macetero. La madera ayudará a conservar mejor la humedad natural y permitirá que la raiz respire y regule su humedad natural.

3. Abajo paneles alveolados que sujetan el estrato vegetal. Y crean a su vez el sistema de regadío.

4. Bases de fibras vegetales, sujetas con un mallazo metálico, a las que amarrar las plantas.
Jardinería y paisajismo
5. El favorito y el que ha hecho que podamos conocer este arte. El jardín vertical del museo Caixa Forum en el Paseo del Prado, Madrid. En 2008 tuve la suerte de visitarlo junto a una gran paisajista que nos explicó todas sus grandezas, y todas sus penurias, que no son pocas, puesto que en este lado de la plaza, el jardín está expuesto al abrasador sol de verano. Convirtiendo este tapiz vegetal, en un auténtico cementerio de vegetación. Os dejo con un video de la clase. 

Nota: Este post queda abierto a sucesivas ampliaciones, pues este tema da para muchos muchos comentarios.

Publicar un comentario