viernes, 16 de agosto de 2013

La Iluminación. Luz natural.

Está demostrado que las personas reaccionan emocionalmente a la luzDiversas investigaciones, concluyen en que el uso de luz natural en el espacio de trabajo ó estudio, incrementa la productividad. Así, crear una secuencia de espacios para acabar en un recinto inundado de luz, eleva el estado de ánimo.
imagen Velux
Hay que tener en cuenta, que debemos controlar la luz natural, para evitar incómodos deslumbramientos ó ganancias indeseadas de temperatura.
Los factores a estudiar serán:

1. Orientación de los huecos
Así, las ventanas orientadas al norte, permiten la entrada de luz difusa y tamizada, ideal para el estudio de un artista o una sala de ordenadores. 
Esto también sucede en las naves industriales con tejados en dientes de sierra. 
La gran ventaja es que la fachada norte está siempre en sombra, por lo que no entrará el sol directo.
Nave con aberturas en tejado orientadas al norte. imagen Mecalux
Con la orientación Sur, podemos ganar temperatura con la ayuda del sol. 
En invierno, el sol está mas bajo en el horizonte. Por ese motivo, sus rayos penetran hasta el fondo de la habitación.
En verano, cuando el sol está más alto, se colocan toldos, marquesinas, pérgolas, etc... convenientemente estudiados para proyectar sombra sobre la ventana.
Una fórmula matemática relacionará la distancia "d" de proyección de sombra, en función de la profunidad "p" del elemento superior.
Un árbol en el exterior, también puede servir para tamizar la luz. Mejor que sea de una especie caduca, para no tener sombras en invierno.

2. Dimensión de los huecos
Si has viajado a algún país nórdico, seguramente te habrán llamado la atención las enormes ventanas de sus casas. Las normas del buen hacer constructivo, establecen dimensiones mínimas de las ventanas en función de la latitud, la altura de la planta y la orientación.
Amsterdam. imagen delicioustories.
3. Elementos protectores
Aparte de lo mencionado sobre balcones, toldos, marquesinas. Añadiría las persianas, los estores, los gradolux, las mallorquinas correderas, etc...
Existen además vidrios en el mercado, con filtro solar, capaces de reflectar la luz infraroja, responsable del calor.
pantaleon y las decoradoras.blogspot.com
4. Elementos introductores de la luz. Aparte de las ventanas, las claraboyas resultan un extraordinario recurso de iluminación. Dos consejos, el primero, no coloques muebles justo debajo, por el calor, decoloración y por la cierta sensación de inseguridad que provoca. El segundo, recuerda colocarlas al norte.
Apartamento en Londres
5. Coordinación de la luz con otros aspectos del proyecto. Así, la luz tamizada de una ventana al norte admite colores más intensos, que otra habitación muy soleada, que necesita reflejar para no absorber.



Si te interesa la iluminación, no te pierdas el siguiente post dedicado a la iluminación artificial.



Si te ha gustado esta entrada, ojea el resto de la serie #Diseño interior.
Publicar un comentario en la entrada