miércoles, 20 de marzo de 2013

Humedades, la importancia de un buen diagnóstico

Humedades, ¿quien no las ha sufrido alguna vez en su vida? (no, no es un anuncio de hemorroides).
Ante este problema, lo fundamental es analizar las causas que las originan, pues  "la cura de la enfermedad, pasa por un buen diagnóstico".
Las humedades pueden ser por cuatro causas fundamentales:
.
   - accidentales.
   - de capilaridad.
   - de condensación.
   - de penetración.
.
A nivel de calle y para que todo el mundo pueda entenderlo. Una humedad accidental se produce por la rotura de las tuberías, muy común en cocinas y baños. 
lxv arquitectos
La humedad por capilaridad, se da en las partes bajas de los muros en contacto con el terreno, y son el resultado de la absorción de la humedad del suelo por los poros (capilares) del muro. Esta ascensión, desafia las leyes de la gravedad y solo se detiene al colocar barreras de impermeabilización (ej. una lámina de PVC).
.
Para saber que es la humedad por condensación, hay que entender que las paredes de las casas, por muy sólidas que parezcan a nuestra vista, son permeables al intercambio de aire con el exterior. 
En aquellos puntos de la pared donde la temperatura es menor (por contacto térmico con el frío exterior), el agua condensa y se vuelve líquida formando la humedad. Es una humedad típica junto a las ventanas, porque en ese punto se ha interrumpido el aislamiento térmico.
A veces son consecuencia de la falta de calefacción, poca ventilación y excesiva humedad del ambiente dentro de la casa, por lo que una calefacción convencional soluciona el problema (al resecar el aire interior).
.
Por último la humedad de penetración, en la que simplemente el agua filtra por alguna rotura de tejas, impermeabilización, etc.. típica de tejados y azoteas debido al deterioro o por una mala construcción en edificios nuevos.
Los problemas más habituales, surgen por la mala colocación de la tela impermeabilizante en los puntos críticos (encuentros superficies verticales-horizontales y los sumideros).
.

A veces, en el interior de nuestras casas también se dan problemas en las paredes traseras de la zona de la ducha por un mal rejuntado de los azulejos o del encuentro con la bañera y pared. Se distingue porque es como si los azulejos hubieran dejado huella en la parte trasera. Nada que no se solucione con una nueva lechada o un cordón de silicona entre bañera y azulejos.

Por último, dice el feng shui que una casa que pierde agua, es una casa que pierde dinero, razón no le falta porque con las humedades, la pequeña reparación de hoy, se convierte en la gran avería de mañana.

Gracias por leer este blog.
Publicar un comentario en la entrada