martes, 26 de marzo de 2013

Cocinas Accesibles.

www.hogaraccesible.org
Cada día tenemos más en cuenta la eliminación de las barreras arquitectónicas en nuestras calles, pasos rebajados, rampas accesibles, semáforos que pían cada vez que se ponen en verde.  Pero poco sabemos de adaptar un hogar para poder mover libremente una silla de ruedas. Más allá de subir un escalón por una rampa, la movilidad estriba en caber por el ancho de la puerta o poder cambiar el sentido en una sola maniobra.
. Creo que la calidad de vida de una persona empieza en su independencia, y en poder cuidar de sí mismo. ¿Y qué mejor manera de cuidarnos que cocinar nuestra propia comida?.
Voy a explicar en varios puntos, las claves de una cocina adaptada:
.
1.  Espacio sobre la encimera, obvio y fundamental en cualquier cocina, tener superficies donde apoyarse. En la imagen inferior unas bandejas extraibles sobre el mueble cajonero hacen las veces de tabla de cortar. 
.
.
2. Liberar la encimera de muebles bajos, en la zona de trabajo, para poder meter las piernas. Debe quedar una altura libre de 70 cm. La encimera se remata con un faldón de 15 cm (ocultando la parte inferior del fregadero y la vitro) y sirve para alojar los enchufes, mandos y el interruptor que acciona la campana extractora.
En la imagen de arriba los muebles fijos de cajones se colocan en los extremos. En la imagen inferior, un extremo almacena frigorífico y escobero y en medio una cajonera con ruedas que no estorba nada.
.
.
3. Tablero de trabajo a la altura adecuada, aproximadamente 75 - 80 cm

4. Respetar el Triángulo de trabajo para que podamos alcanzar todo con el mínimo desplazamiento. Eso sí hay que respetar unas distancias mínimas de seguridad de 50 cm entre fregadero y zona de cocción.
.
.
4. Grifos con manguera extensible, comodidad y más comodidad.

5. Muebles altos colocados más bajos y con última balda accesible. Este punto es importante, porque aquí irá el almacenaje de comida. 
.
 Es fundamental bajar los muebles hasta una altura suficiente para que la última balda no quede a más de 1,20-1,30 m de altura.
.
Cuidar de que alcanzamos a las puertas cuando estén abiertas. Además deberán abrir hacia arriba para aprovechar el hueco en la encimera.
.
Cuidado con el horno, una altura inadecuada puede ser causa de un accidente. Si vas a colocarlo en alto, compra un horno con puerta de abertura lateral.
.
Personalmente no recomiendo las encimeras de silestone porque no soportan el calor y es mejor otros materiales como el granito o el compacto que nos faciliten la tarea.
.
Existen en el mercado mecanismos que se suben y bajan las baldas (ver imagen inferior). Esto permite colocar los muebles a una altura convencional , hacerlo también cómodo para el resto de usuarios y liberar la encimera (aunque hay que dejar el espacio libre para el movimiento).
.
Y por último la regla de oro, dejar una espacio libre en el suelo como para inscribir un círculo de 1,50 metros de diámetro.
grupoArguti
Si estás proyectando un espacio accesible y dudas con algo, no lo dudes. Siéntate en una silla, saca el metro y comprueba en donde están tus limitaciones. Si llegas a todos los rincones, habrás cumplido con la máxima del diseño, ser útil a los usuarios.
ferreterias ortiz
Si tienes alguna duda sobre accesibilidad, puedes escribir tus preguntas en los comentarios de abajo o directamente en el formulario de contacto de la derecha.
Publicar un comentario en la entrada